Secciones de botica

martes, 27 de diciembre de 2011

Los remiendos: envejecimiento extrínseco


Todo el patronaje, costuras, planchados que hagamos, si no realizamos una buena base de trabajo, para poco nos servirá.

¿Por qué hay personas que a la misma edad que otras parecen haber hecho un pacto con el diablo?


El factor hereditario juega un importante papel, pero los factores externos tienen una gran responsabilidad. Se podría decir que el 75% del envejecimiento se debe a nuestra forma de vida.  El principal factor extrínseco o externo que envejece nuestra piel es el Sol. Existen otros factores importantes como nuestos hábitos higiénico-dietéticos (alimentación, tabaco, alcohol), la contaminación, el stress, los medicamentos...Tener en cuenta estos factores es fundamental para poder prevenir el envejecimiento de la piel. Así es como los expertos lo explicaron en el 37 Congreso Nacional de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).



TABACO:  "es el vicio que más perjudica la piel", sentencia Julián Conejo-Mir, jefe de servicio de Dermatología del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Según los estudios realizados hasta el momento, las mujeres fumadoras tienen un riesgo casi 3 veces mayor de presentar arrugas que aquellas que no fuman. Además, las investigaciones muestran que los efectos del tabaco en la piel les afectan más a ellas que a ellos. "Esto se debe a un factor hormonal. Los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) no tienen tanta interacción con el tabaco como los estrógenos (las femeninas), cuya ausencia afecta a la dermis", constata el dermatólogo. La piel puede responder con enfermedades graves ya conocidas (distintos tipos de cáncer) y con patologías que afectan a su estética.

La nicotina y el dióxido de carbono están en contacto directo con la piel que absorbe todas estas sustancias provocando un daño conectivo en la epidermis (capa más superficial de la piel), una disminución del aporte de oxígeno a las células, una reducción de los niveles de vitamina A, una disminución del colágeno, así como una atrofia dérmica, entre otras cosas.

  • las arrugas son diferentes. Son prematuras, más estrechas y profundas, con contornos bien marcados. Sobre todo en la zona de las mejillas y zona peribucal.
  • el color de la piel ofrece una palidez cercana al amarillo, piel cetrina.
  • degeneración del tejido elástico favorece la aparición de flacidez.
  • cabello reseco y quebradizo.
  • piel deshidratada.
  • dificultad de cicatrización son algunas de las consecuencias de este hábito.
Estos cambios pueden ser reversibles y así personas que han fumado durante años pueden mejorar su piel solamente con dejar de fumar durante meses. La vitamina C (también llamada ácido ascórbico), es una vitamina hidrosoluble y es un importante antixodante,  por eso se recomienda aumentar la dosis diaria en los fumadores.  Las vitaminas hidrosolubles se almacenan en el cuerpo en cantidades muy limitadas y se excretan a través de la orina.


CONTAMINACIÓN: los coches, calefacción e industrias no cesan de lanzar a la atmósfera productos tales como el plomo, el mercurio o el cadmio, que no sólo vuelven más grises las calles y los edificios sino también la piel. Las sustancias contaminantes presentes en el ambiente, impiden una correcta oxigenación de los tejidos con lo que la epidermis, asfixiada, se muestra más desvitalizada, apagada, seca, menos elástica y más áspera. Además, la contaminación provoca la aparición de los conocidos radicales libres, estrechamente ligados a la aparición de arrugas,entre otras cosas.


ESTRÉS CRÓNICO: se manifiesta en forma de cansancio, alteraciones del humor, contracturas musculares, problemas digestivos, caída del cabello, lesiones cutáneas, etc. El estrés afecta a la producción de andrógenos, corticotropina, neuropéptidos, histamina, adenosina, etc… cuyo aumento o disminución sobre los niveles normales provoca alteraciones cutáneas ya que, la epidermis, cuenta con infinidad de terminaciones nerviosas que registran las emociones procedentes del cerebro. Y, aunque la procesión se lleve por dentro, los resultados se notan por fuera, es decir, en la piel.  Dispara la producción de grasa con la consiguiente aparición de granitos e impurezas, reduciendo sensiblemente la luminosidad y frescura de la piel volviéndola más apagada y asfixiada y haciéndola más vulnerable, intolerante y sensible.


FALTA DE SUEÑO: el sueño, es uno de los mejores cosméticos que existen y su ausencia causa estragos en la piel ya que, durante la noche, ésta acelera sus mecanismos de regeneración natural. Es evidente que la falta de sueño se traduce en un aspecto de cansancio, piel fatigada, pliegues de expresión, bolsas y ojeras pero, ésto es lo que se observa a corto plazo. Con el tiempo, el insomnio también provoca flacidez, deshidratación y falta de luminosidad. Todo esto tiene lugar porque durante el sueño, el organismo produce una serie de reacciones químicas que regeneran los tejidos. En la fase REM, aumenta la secreción de la hormona del crecimiento, encargada de la regeneración de las células, que en los adultos sólo se libera durante este proceso. Además, al dormir, se ralentiza la respiración y se produce un mayor aporte de oxígeno a las células.


MEDICAMENTOS: algunos pueden producir problemas cutáneos en forma de erupciones, dermatitis, urticarias, eritemas o fotosensibilidad. Entre los medicamentos fotosensibilizantes que pueden producir reacciones (como manchas en la piel si no la protegemos adecuadamente) encontramos: 
  • Anticonceptivos
  • Antiacnéicos
  • Antiinflamatorios
  • Fármacos contra las arritmias
  • Antidepresivos
  • Antibióticos
  • Antihistamínicos
  • Diuréticos  
Pero, por si las manchas no fueran suficiente suplicio, también existen medicamentos que deshidratan mucho la piel y, consecuentemente, aceleran la aparición de arrugas. Entre estos fármacos se encuentran algunos indicados para tratar la diabetes, enfermedades del riñón, problemas pulmonares, cardíacos o de los vasos sanguíneos. Pero, además, algunos de ellos no sólo inciden en la piel, sino también en el cabello, provocando o acentuando su caída; en la coloración de los dientes o en las uñas.



Por hoy tenemos muchos conceptos en los que pensar, analizar, buscar y, si es posible, cambiar en nuestro día a día.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Sin ti no hay ideas...