Secciones de botica

viernes, 4 de noviembre de 2016

Ya es Viernes

Suzy Parker. 1947

Esta semana, a un miembro de L´AdP una colega boticaria le llamó "ángel caído del cielo" en medio de un probador de ZARA. Lo único que hizo fue escuchar e intentar darle la mano a alguien que la vida le había vuelto a desplomar tras levantarse hace muy poco. Al llegar a casa no podía dejar de pensar en ella y en las lecciones de humildad que nos da la vida.

Nuestra gran amiga, en su batalla por ser madre, tras varios abortos expontáneos previos, en un nuevo embarazo en el que todo avanzaba bien, la prueba del triple screening hacía saltar la alarma. Tras una tediosa biopsia corial, se confirmaba que había que interrumpir embarazo. No pudo más que invadirnos la tristeza, pero también las ganas de darle fuerzas, tras otro duro golpe en su ya, largo historial. 

Buscamos un artículo en nuestra hemeroteca que cuando lo leímos nos encantó y guardamos para momentos de necesidad. Hay veces que un abrazo, unas palabras o un saber escuchar, es la mejor medicina del mundo.

«Se llora más por embarazos fallidos que por cánceres»

El Dr.Barrenetxea es una eminencia de la ginecología. Es profesor titular de Ginecología y Obstetricia de la Universidad del País Vasco desde 1997, vicepresidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y ha posibilitado el nacimiento de más de 3.000 bebés gracias a tratamientos de reproducción asistida.

Os dejamos un extracto de una entrevista que nos cautivó:

-¿Qué motivos traen a las parejas a su consulta?

-Una de cada cinco lo hace porque tiene dificultades para lograr un embarazo. Eso no significa que sean estériles, en absoluto.

-¿Qué significa?

-Un problema de fertilidad suele ser un problema de pareja, con un varón con defectos de semen y una mujer con ovocitos mayores.

-¿Los hijos llegan tarde?

-¿En efecto! Retrasamos mucho la maternidad; tanto que un semen con un defecto más o menos leve que podía embarazar a una mujer de 20 años es incapaz de fecundar a esa misma mujer cuando tiene 36. Evidentemente, también solemos descubrir otros problemas.

-¿Como cuáles?

-Trastornos de ovulación, endometriosis, trombas obstruidas...

-¿Qué cara le ponen cuando les habla de endometriosis?

-Las mujeres suelen estar bastante bien informadas y aceptan bien las explicaciones. Son bastante prácticas. Hay una cosa que admiten peor: el fallo ovárico.

-¿En qué consiste?

-A veces, el ovario tiene una reserva escasa. Los varones producimos espermatozoides cada 72 días. Las mujeres nacen con un capital ovárico que gastan mes a mes. Al nacer pueden tener uno o dos millones de óvulos. Con 13 años, les quedan 300.000 y hay mujeres que a los 30, los ovarios no les responden. Sólo les queda la donación de ovocitos.

-¿Cuesta aceptar una negativa?

-Mucho. Convencer a una pareja de que repita es relativamente sencillo. Lo contrario es díficil.

-¿Y usted, cómo lo hace?

-Les explico que si no lo conseguimos no es porque ellos no puedan, sino porque el plus que podemos ofrecerle en la clínica es mínimo, tan pequeño que no les compensa. Si les ofrezco un 10% de éxito, eso significa que tendremos nueve fracasos por cada diez intentos. No es asumible.

-¿Por qué es tan fuerte el deseo de tener un hijo?

-Puedo hablarle de mi experiencia. Llevo 22 años en Ginecología, entre el hospital de Cruces y Quirón. Me dediqué hasta el año 2000 al cáncer de mama y he visto llorar a más chicas aquí que allí.

-En menos tiempo!

-Sí. Mi trabajo era decirles 'tiene usted un cáncer de mama, le tengo que poner quimioterapia, le tendré que operar, quitar un pecho...' Y aquí es sólo 'Hemos fracasado, yo no seguiría'. Pues aquí se llora más. Debemos tener no sé qué sentido de la descendencia.

-Cada vez se busca más un hijo cuando las posibilidades son menos.

-Nos echamos pareja muy tarde, queremos disfrutar de la vida, pagar el piso, un coche... Retrasamos demasiado la maternidad.

-¿Está todo inventado en reproducción asistida?

-Prácticamente, todo.

-¿Hasta qué punto?

-La reproducción asistida es sólo una copia un poco mejorada de la reproducción natural. De cada 100 parejas, 80 logran un embarazo por medios naturales en seis meses; el 10% en un año y el resto en tres. Nosotros igual: de cada 100 parejas, el 99% lo logran en los tres primeros ciclos.

-¿Qué pediría al legislador?

-Que haga como en Cataluña. La cola de espera en reproducción asistida es de un año. Cataluña da a las parejas la posibilidad de ir a centros privados concertados. No les paga el tratamiento, pero sí la medicación. La Administración se ahorra un dinero, da mejor servicio y controla las clínicas.

-¿Hacia dónde se dirigen las investigaciones relacionadas con la fertilidad?

Los diferentes procedimientos de reproducción asistida se basan fundamentalmente en un proceso de fecundación in vitro, selección embrionaria y transferencia intrauterina del o de los embriones seleccionados.

Lo cierto es que la reproducción humana tiene una capacidad limitada y la mayor parte de embriones transferidos, incluso en los mejores programas, no se implantan. Es por ello que tradicionalmente (en España en al menos un 80% de casos) se transfiere más de un embrión en cada procedimiento en un intento de optimizar las posibilidades de embarazo por cada transferencia pero con el riesgo añadido del embarazo múltiple. El embarazo múltiple constituye, sin duda alguna, un efecto no deseado de la reproducción asistida que hemos de eliminar en un futuro próximo.

Para ello hemos de generalizar la transferencia de embriones únicos con la máxima capacidad de implantación.

Es por ello que, por una parte, se desarrollan procedimientos de selección embrionaria cada vez más eficaces, basados tanto en criterios genéticos como en morfocinéticos. 

El aumento de la capacidad de selección embrionaria (genética, morfocinética o combinada) hace que exista una serie de embriones de buena calidad no transferidos. Es en este punto en el que la preservación embrionaria mediante la vitrificación ha permitido dar un paso más en la reproducción asistida. En efecto, la transferencia de embriones vitrificados ofrece resultados equiparables a la de los embriones frescos con lo que la no transferencia de más de un embrión en cada intento no redunda en una disminución de posibilidades de embarazo (existe la posibilidad de transferir ulteriormente el embrión vitrificado). Además, los excelentes resultados de la vitrificación embrionaria permiten evitar el llamado síndrome de hiperestimulación ovárica en no pocas ocasiones.

Con este artículo que derrocha sinceridad, sólo queremos apoyar a todas estas personas que están pasando por estos complicados procesos de esperanza de vida, en la que un abrazo, una sonrisa o un "estoy aquí" hace la mejor farmacia del mundo. Seamos todos conscientes que hay muchas más personas de lo que pensamos a nuestro alrededor, que están luchando por tener en brazos a su bebé y que sufren cuando se les bombardea con historias de otros niños.

Mientras los facultativos de reproducción asistida, den esperanza, es que ven un rayo de luz importante para conseguir el sueño de muchas personas de ser padres. Ahora sólo queda valorar hasta dónde uno puede llegar sin destrozarse a si mismo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Sin ti no hay ideas...