Secciones de botica

Mostrando entradas con la etiqueta Cosmética BIO. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cosmética BIO. Mostrar todas las entradas

jueves, 11 de febrero de 2016

Nueva legislación cosmética y los parabenos


Para los que sois fans de conocer toda la legislación cosmética, para los que habláis a todas horas de los parabenos, para los que quieran comprobar que los cosméticos de botica son un tema serio y controlado, no como en otros sectores, os adjuntamos las últimas novedades en LEGISLACIÓN COSMÉTICA.

En el reglamento (CE) Nº 1223/2009 del Parlamento Europeo, se aprobaron algunas modificaciones que suponen la PROHIBICIÓN de determinados conservantes y limitaciones de otros.

Por delante, seguimos diciendo como explicamos en esta entrada, si pinchas aquí, que L´AdP somos ABSOLUTAMENTE FANS de los PARABENOS como CONSERVANTES. Es una familia muy extensa, y lo que debes saber es, cuales no se han de utilizar o los que tienen restricciones.

DESDE EL 30 DE JULIO DE 2015:

  • Solo se ha prohibido el uso de parabenos de cadena alta: los isopropil, isobutil, fenil, benzil o pentil parabenos, descartados porque se considera que no hay suficiente información sobre sus riesgos.
  • Se restringe el TRICLOSÁN, como conservante, a una dosis máxima del 0,3% sólo en dentríficos, pastillas de jabón, jabones líquidos, geles de ducha, desodorantes, polvos faciales y cremas correctoras y productos para limpiar las uñas de manos y pies, antes de aplicar sistemas de uñas artificiales. En colutorios, la concentración máxima es de 0,2%.

DESDE EL 16 DE OCTUBRE DE 2015:

  • PROPILPARABENO Y BUTILPARABENO pasan a poder usarse del 0,4% al 0,14%. Se prohiben en productos sin aclarado para la zona del pañal de 3 años, debido a su potencial actividad endocrina.

A PARTIR DEL 16 DEL ABRIL DE 1016:

  • Se prohíbe el uso del KATHON, la mezcla de metilcloroisotiazolina y metilisotiazolina (MCI/MI) en productos sin aclarado. En productos con aclarado, se permite una concentración máxima de 0,0015% en una mezcla 3:1.




¿Creéis ahora lo que os contamos de lo correctamente informado que hay que estar para opinar de algo que no es nuestro campo? ¿ Y todo porque: "han leído en internet"?¿ Y los medicamentos? ¿ Acaso pensáis que no llevan parabenos?








Hay una situación en concreto, por si os interesa, en la que se da uso de parabenos de cadena corta en la elaboración de medicamentos pediátricos. En dicho documento se menciona el uso de metil y propil parabeno cuando se puede justificar el riesgo/beneficio, teniendo en cuenta que no hay estudios que avalen de modo fehaciente la toxicología de este tipo de parabenos.

Este documento es el que se emplea como documento de referencia en Farmacia Hospitalaria, donde se siguen empleando estos parabenos en el agua conservans para la elaboración de medicamentos individualizados para uso pediátrico.

Por último, comentar que existen especialidades farmacéuticas registradas para uso pediátrico, con parabenos en su composición que siguen vigentes en el Mercado y no se ha comunicado la necesidad de reformularlas o darlas de baja para eliminar estos conservantes, por lo tanto se siguen considerando seguras.

Seamos un poco coherentes, por favor.

martes, 24 de noviembre de 2015

Orden de retirada de una "crema de plantas"


Si antes os hablábamos de este tema, os pasamos un comunicado que hemos recibido del COLEGIO DE FARMACÉUTICOS. 

En este caso, se trataba una vez más de una crema "mágica" recomendada para la dermatitis atópica. El gran problema de estas patologías es que hay individuos que juegan con la desesperación del paciente ante un problema que NO SE CURA, prometiendo la solución eterna.

La AEMPS ha prohibido la comercialización y decretado la retirada del mercado de todos los ejemplares del producto cosmético "CREMA DE PLANTAS B.A.", por haberse detectado la presencia de betametasona y dexametasona. La utilización de cosméticos con corticoides, ingredientes prohibidos y no declarados en el etiquetado, supone un riesgo para los consumidores por los efectos adversos que pueden producir, especialmente si se administran sin conocimiento ni supervisión médica.

Si os habéis fijado, hemos escrito en el párrafo de introducción "una vez más". Son numerosas las retiradas de este tipo de productos "naturales", destinados a esta patología, que se han dado orden por contener corticoides no declarados en su formulación.

Confíen en sus boticarios, ellos no les van a dar nada de naturaleza dudosa, por mucho que prometan.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Crema de "plantas medicinales", ¿segura?


No hemos podido resistirnos a escribir más sobre el tema de "lo natural" debido a la cantidad de mails que hemos recibido preguntando sobre este tema que dimos ayer una breve pincelada.

Las reacciones alérgicas en la piel relacionadas con la aplicación de productos cosméticos son una evidencia. Las intensas investigaciones sobre la seguridad de los ingredientes añaden cada año más información sobre sus efectos. De ahí que surjan los DECRETOS, que son de obligado cumplimiento que imponen limitaciones en el uso de los mismos.

¿Cuáles son los ingredientes más alergénicos?


Las autoridades sanitarias en sus numerosas listas de ingredientes cuyo potencial alergénico es una evidencia, analizan tanto el POTENCIAL ALERGÉNICO de provocar una reacción inmune y LA FRECUENCIA con la que estas sustancias son puestas en contacto con nuestra piel y mucosas, ya que son los dos desencadenantes de la mayoría de reacciones adversas producidas por cosméticos.

Teniendo en cuenta las reglamentaciones cosméticas que limitan el uso de ciertos ingredientes y exigen advertencias y etiquetados especiales, podríamos definir tres grandes grupos de activos con capacidad alergénica. 

Perfumes o fragancias

Son los alérgenos más frecuentes, responsables de la mayoría de dermatitis de contacto alérgicas por cosméticos. Las sustancias aromatizantes pueden proceder de fuentes naturales o de síntesis químicas. Actualmente los fabricantes europeos están obligados a notificar en el etiquetado 26 alérgenos aromáticos cuando superen el 0,001% en productos de no enjuague (cremas y perfumes) y el 0,01% en productos de enjuague (champús y geles). Es decir, que si están por debajo de estas concentraciones no tienen OBLIGACIÓN DE DECLARARLO.

Los que crean más problemas son estos: geraniol, aldehído cinámico, hidroxicitronelal,alcohol cinámico, eugenol, isoeugenol, aldehído amilcinámico, linalool y musgo de encina absoluto.

Pero hay otras muchísimas sustancias utilizadas en las composiciones perfumistas que con el tiempo quedarán limitadas o prohibidas.

Resumiendo este primer apartado: SI TIENES ALERGIA O PROBLEMAS DE PIEL, USA PRODUCTOS QUE DECLARE EN EL ENVASE HIPOALERGÉNICO, NO SÓLO "CREMA DE PLANTAS MEDICINALES" y si tu intolerancia es muy severa mejor "SIN PERFUME".

Conservantes

Son moléculas reactivas que provocan la muerte de los microorganismos que podrían contaminar los productos cosméticos. Esta reactividad también genera interacción con la piel, facilitando la aparición de alergias por contacto.

Actualmente los conservantes que causan más alergias son el metildibromoglutaronitrilo (desde el 2008 prohibido en Europa para productos de no enjuague), el formaldehído y sus liberadores (quaternium–15, diazolidinil urea e imidazolidinil urea), las isotiazolinonas y eliodopropinil butil carbamato. Los

¿ALGUIEN HA LEÍDO PARABENOS POR AHORA? ¿No verdad? Como os explicamos hace tiempo, los  parabenos, con toda su mala fama, curiosamente son los de menor prevalencia.

Colorantes de tintes

La mayoría de colorantes incluidos en las formulaciones de tintes capilares son potentes sensibilizantes. El más conocido y utilizado es la parafenilendiamina (PPD). Precisamente por esa frecuencia en el uso los consumidores están más sensibilizados al mismo. También aparecen muchas reacciones alérgicas cruzadas entre unos colorantes y otros. La legislación es muy estricta en cuanto a límites de concentración y advertencias de uso obligatorias en los etiquetados de estos cosméticos.

Ejercicio de práctica para comprender mejor



Este producto, es uno de los más buscados dentro de su gama en herboristerías, tiendas BIO o en las farmacias que lo trabajan. Se recomienda para regenerar pieles agrietadas, tanto en bebés como adultos.

Muy natural según su publicidad, pero sin meternos en más harina, podéis observar los ingredientes subrayados. De los más alergénicos que hay. Pero no se preocupen, que con asterisco indican que son de aceites esenciales. Por supuesto que se extraen de ellos, pero ésto no quiere decir que sean inocuos. ¿O acaso la cicuta no es natural y letal?

Sin ánimo de aburrir, tampoco entendemos la función de un perfume en un producto que ellos orientan como reparador de pieles dañadas.

En fin, saquen sus propias conclusiones.

No es todo tan "BIO" como pensamos


Hay días que cuando leemos revistas del "corazón" no siempre nos echamos las manos a la cabeza de los "beauty consejos sanitarios" de las especialistas de belleza.

Esta semana queremos compartir este trocito de artículo que nos ha robado el corazón y os explicábamos hace tiempo en un artículo de L´AdP.  

No os dejéis llevar por la "bola de lo BIO" . No todo es tan BIO como a veces parecen los productos, ni todo lo BIO quiere decir que es inocuo y antialérgico.

martes, 17 de febrero de 2015

BIO no es sinónimo de antialérgico



La tendencia actual es unirse a lo natural, cuidar del medio ambiente, consumir productos biodegradables y eco friendly, andar en bicicleta...Dejar la crueldad animal atrás, comprar artículos locales y artesanales o mejor aún, hacer los propios.

Los cosméticos, productos de belleza y de cuidado personal naturales están encontrando un espacio cada vez más grande en nuestros armarios.

“Los Eco” son el ejemplo de un consumidor que es más consciente de su cuerpo. Además están cansados de las reclamos de las marcas tradicionales y prefieren generar oportunidades de consumo basándose en otras necesidades. Las soluciones ‘estandarizadas’ no son suficientes.

La idea“eco”no es ofrecer artículos milagrosos. Se apoyan en el manejo de plantas con un soporte científico en cada producto y obviamente tiene que ser probado durante meses. Una gran diferencia, es que el control de calidad empieza desde los proveedores y en cada etapa del proceso de producción. 

Generalmenre, estas líneas, no cuentan con un respaldo dermatológico o una certificación como tal. Se usan aceites vegetales ya que se ha comprobado que a lo largo de la historia su uso es mucho menos abrasivo y tiene menor impacto en el organismo que utilizar un producto químico, que va a tener un conservante químico para darle más tiempo de vida.

Ofrecen productos básicos, libres de sustancias químicas. Son productos que van de la mano con una buena alimentación, con un buen descanso, con una vida plena, simplemente es parte integral de abonar a tu vida, de abonar algo saludable. No te prometen que te van a quitar las arrugas, o hacer más blanca, simplemente van a humectar tu piel. Los productos naturales, no tienen conservantes químicos, por lo que suelen durar menos que otro tipo de cosméticos.

¿BIO sinónimo de NO ALERGIAS?


Los productos naturales pueden dañar la piel igual que un cosmético producido al uso. Los consumidores deben de estar seguros de no ser alérgicos a ninguna sustancias que éste contenga. Lo primero que deben saber es lo que el producto contiene, cuál es su base química, si ya tiene estudios científicos de un laboratorio fiable. Si son alérgicos a cierta sustancia y en el producto están leyendo, por ejemplo que contiene “aceite de coco” y son alérgicos al coco, pues no adquirir ese producto. Producto BIO no quiere decir producto antialérgico.

¿ERES UN CONSUMIDOR BIO?


Lo que se está viendo es una evolución del consumidor. Es más sofisticado. Hoy en día encontramos a un consumidor más inteligente en las calles, busca completar no sólo las primeras necesidades con los productos sino que a su vez, tengan doble uso, o que provengan de fuentes que no dañen al medio ambiente. Los productos ecológicos están tomando cada vez más fuerza así como los alimentos de origen orgánico. 

En términos mercadológicos, “un target más trendy". La tendencia va más allá, los consumidores de esos productos, una vez probados no los cambian, la lealtad es más fuerte ya que no es una marca ni un color, es un ‘producto verde’ y eso desenmascara cualquier marca que pueda sostenerlo. Los que se preocupan por el medio ambiente no se fijan en los precios y están totalmente dispuestos a pagar más por ellos. Existe incluso una certificación.

Hoy en día es una moda. Utilizar productos BIO otorga estatus en la sociedad. Lo bueno de esta tendencia es que las grandes empresas lo adoptaron como un ‘deber ser’ más que como una "tendencia".

jueves, 27 de marzo de 2014

¡¡¡Greenwashing!!! Verde que te quiero ver

Irving Penn & Issey Miyake

No podemos dejar de encendernos, cuando a los boticarios, nos ponen ejemplos de firmas muy conocidas, por su compromiso con el mundo "verde" y con su buen hacer formulando. Muchas veces, estos ejemplos de firmas, están en grandes superficies comerciales donde parece que "todo vale" y venden su "engañoso producto bio" hacen bandera de esta filosofía.

El greenwashing , es un neologismo que designa el “lavado de cara” que practican las empresas para hacernos creer que son “verdes” cuando en realidad no lo son. Hablando llano, el maquillaje verde de las empresas y no sólo las cosméticas. En España se suele denominar “Marketing verde“. 

Aunque somos boticarios y nuestro campo es la formulación, para no aburriros desde este punto de vista, vamos a enfocarlo, desde la perspectiva de la comunicación corporativa.


Objetivo: solo “engañar” no "mentir".

Muchas marcas, incluso dentro del mercado farmacéutico, surfean la ola de lo “natural” retorciendo las palabras, exprimiendo al máximo la ambigüedad para no “mentir” (lo cual les llevaría directamente a los tribunales). 

Cuando muchas veces buscamos la composición, es imposible acceder a la lista completa de ingredientes. Este es un truco muy habitual en la práctica del greenwashing. En su publicidad solo enumeran los ingredientes que les conviene citar, bajo el apelativo “ingredientes activos” o “ingredientes principales“, y olvidan los otros, salvo en la nomenclatura INCI ( parte lateral de las cajas que compramos) donde la ley les obliga a citarlos todos. 

Por supuesto, te resaltarán efusivamente, que NO tienen ni aceites minerales ni parabenos. Pero el tema de los parabenos lo dejamos para otra entrada porque también es otro tema que nos indigna....

¿Es lo mismo “aceites 100% vegetales” que “100% aceites vegetales?


Si os fijáis en la formulación “aceites 100% vegetales”, la idea es dar a entender que está constituido al 100% de aceites, pero no es lo mismo “aceites 100% vegetales” que “100% aceites vegetales”. Esta es la trampa, el orden de las palabras. El truco para “insinuar” sin llegar a “mentir”. Lo que no nos dicen realmente, es que aparte de aceites hay otras cosas.


¿Producto “Bio“?

La mayoría de ellos, tienen algún ingrediente BIO, pero mezclados con tal cantidad de químicos que tendrían que ser mágicos para que su presencia tuviera un interés cualquiera.
En fin, os pasamos “The Greenwash Guide”, para que tengáis algunas simples formas de identificar esta práctica para que no nos "laven el cerebro".
1.- Lenguaje ambiguo: palabras o términos sin un significado o fundamento claro que usan las empresas para describir a sus productos. Por ejemplo: “comprometido con el medioambiente”, ¿hasta dónde llega su compromiso?

2.- Imágenes sugerentes: injustificadamente, sugieren un impacto positivo en el medio ambiente.

3.- Mensajes irrelevantes: enfatizar un pequeño atributo ecológico, en productos donde todos los demás, no lo son. Por ejemplo, "cigarrilo ecológico", ¿es el mayor de todos los males?

4.- Jerigonza: utilizar lenguaje confuso y que en algunos casos, sólo personas de la ciencia podrían entender

5.- Sin prueba: ¿dónde está evidencia? Por ejemplo, champús que afirman tener "certificado orgánico", pero sin certificación verificable.

En 2004, la Unión Europea quiso clarificar un poco el embrollado panorama y prohibió la utilización de las partículas eco o bio para alimentos que no fueran producto de la agricultura ecológica. Fue la razón de que los yogures Bio, de la marca Danone, pasaran a llamarse Activia, como siguen llamándose hoy en día.

Sin duda, un tema que se agradece que alguien hable con transparencia y no jueguen con nuestra conciencia ni deseos, como os explicamos en la entrada "Cosmética BIO, nuestra actual búsqueda".

jueves, 20 de septiembre de 2012

¿Cosmética BIO? nuestra actual búsqueda


Conceptos como productos ecológicos, orgánicos, biológicos, biodegradables, desarrollo sostenible, productos de origen natural, etc., aparecen constantemente en las etiquetas y publicidad de los productos, pero... ¿son realmente ecológicos?

¿Qué es una CREMA NATURAL, qué es una CREMA ECOLÓGICA?


Como en tantos otros productos, hay todo un sector industrial dedicado a la cosmética natural o ecológica. Las principales diferencias son:

1. Frente a los ingredientes:
  • se evitan o minimizan los sintéticos
  • los vegetales o animales deben proceder dentro de lo posible de explotaciones ecológicas (las hay que priorizan los adquiridos de acuerdo con los principios del Comercio Justo), que se evitan determinados procesos de elaboración como las radiaciones radiactivas y que no se usan ingredientes de origen transgénico.
2. Frente a los envases, minimizan los embalajes y se hacen de materiales fácilmente reciclables.




Toda la industria cosmética (como las otras) hace una búsqueda constante de nuevos ingredientes y formulaciones para dar nuevas prestaciones a las cremas y diferenciar sus productos, en un mercado cada vez más saturado. En el caso del sector natural (y cada vez más en el convencional) esta investigación está focalizada en las plantas y algas, buscando componentes que tengan determinadas propiedades fisicoquímicas.

Así como las sustancias sintéticas tienen el inconveniente de ser nuevas en la naturaleza y por lo tanto se desconocen muchos efectos a largo plazo sobre los seres vivos y los ecosistemas, puede pasar lo mismo con sustancias extraídas de vegetales que no se han usado tradicionalmente. Por otro lado, esta búsqueda en muchos casos conlleva traer ingredientes de cualquier parte del mundo (por ejemplo para dar una textura muy perfeccionada a una crema se le puede incorporar una sustancia que se encuentra en una variedad de rosa que sólo es propia de un país), y el uso de estos recursos puede llevar a una sobreexplotación.

Todo producto cosmético proclama que es el más natural del mundo. Para distinguir los productos auténticamente naturales podemos guiarnos por la lista de ingredientes y por algunos sellos de producción natural.



Alemania, junto con los países escandinavos, ha sido pionera en poner atención a las repercusiones que los productos químicos de síntesis tienen sobre la salud y el medio ambiente. De hecho, algunas fueron creadas por personas que tenían problemas en la  piel y quisieron buscar maneras saludables de tratarlos.

Todavía no hay ninguna normativa legislativa que defina cuándo un producto cosmético se puede denominar natural.


Hay varias etiquetas bio (Soil Association, Ecocert, Cosmebio, BDIH, Demeter, ...), y todas ellas se basan en exigencias comunes, como no haber sido probado con animales, comprobar la ausencia de transgénicos, parabenos, fenoxietanol, nanopartículas, silicona, PEG, perfumes, materias primas de origen animal excepto los que procedan de animal vivo (leche, la miel, la lana..)




Los productos con el sello Ecocert representan el 95% de la cosmética mundial con certificación bio.

- Un porcentaje mínimo del 95% de los ingredientes vegetales de la fórmula debe proceder la agricultura ecológica.

- Un porcentaje mínimo del 10% de todos los ingredientes debe proceder de la agricultura ecológica.

- Un porcentaje mínimo del 50% de los ingredientes vegetales de la fórmula debe proceder la agricultura ecológica. 

- Un porcentaje mínimo del 5% de todos los ingredientes debe proceder de la agricultura ecológica.

Hay que decir que obtener estos sellos es costoso económicamente y burocráticamente, por eso para empresas pequeñas (como las de cosmética natural españolas) es dificultoso acceder a ellos aunque los productos cumplan los requerimientos de calidad.