Secciones de botica

viernes, 12 de mayo de 2017

Ya es Viernes


Es época de fresas, fruta que levanta pasiones o total indiferencia. Ante posturas tan opuestas nos decidimos a investigar para mantener una dieta lo más saludable posible que bastante quebradero de cabeza tenemos con la polémica del "aceite de palma". Cuál ha sido nuestra sorpresa al descubrir auténticos tesoros que esconden estos coloridos frutos.

Beneficios de las fresas

Reducen el riesgo de ataque al corazón


  1. Un estudio de la Harvard School of Public Health (EE. UU.) y la Universidad of East Anglia (Reino Unido) concluyó que el consumo regular de antocianinas, una clase de flavonoides que se encuentran en las fresas, puede reducir el riesgo de un ataque al corazón en un 32% en mujeres jóvenes y de mediana edad. Las mujeres que consumieron al menos tres porciones de fresas a la semana obtuvieron mejores resultados.
  2. Contienen una alta concentración de polifenoles que también puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular mediante la prevención de la acumulación de plaquetas y la reducción de la presión arterial a través de mecanismos anti-inflamatorios.
  3. La fibra y el potasio de las fresas también ayudan a la salud general de nuestro corazón.

Reducen el riesgo de ictus


  1. Los antioxidantes (quercetina, kaempferol y antocianinas), presentes en las fresas, han demostrado reducir la formación de coágulos de sangre dañinos asociados con accidentes cerebrovasculares.
  2. La ingesta alta de potasio (100 gramos de fresas contienen 161 mg. de potasio), también se ha relacionado con un menor riesgo de accidente cerebrovascular, ictus o infarto cerebral.

Fresas contra el cáncer


Las fresas poseen potentes antioxidantes que trabajan contra los radicales libres, inhibiendo el crecimiento del tumor y disminuyendo la inflamación en el cuerpo. La combinación de vitamina C, ácido fólico y quercetina/kaempferol, hace de las fresas un sabroso y excelente escudo contra las células potencialmente cancerosas.

Controlar la presión arterial


Su alto contenido en potasio ayuda contra los efectos del sodio en el cuerpo. Una ingesta baja de potasio es tan importante como factor de riesgo para desarrollar presión arterial alta como un alto consumo de sodio. Por si esto fuera poco, el alto consumo de potasio también se asocia con un 20% menos riesgo de morir por cualquier causa.

Fresas contra el estreñimiento


Comer alimentos ricos en agua y fibra, como las fresas, la sandía o el melón pueden ayudarnos a mantenernos hidratados y con una frecuencia regular para ir al baño.

Alergias y Asma


Dato importante para la primavera. A causa de los efectos antiinflamatorios del flavonol quercetina, el consumo de fresas puede ayudar a aliviar los síntomas de las alergias: secreción nasal, ojos llorosos y urticaria. Además, varios estudios han demostrado que la incidencia de asma es menor con un alto consumo de ciertos nutrientes, sobre todo de vitamina C, presente en las fresas.

Fresas para la diabetes


Las fresas son un alimento con índice glucémico bajo y alto en fibra, como ya hemos visto, que ayuda a regular el azúcar en la sangre y mantenerlo estable evitando extremos altos y bajos. Para los diabéticos, las fresas son una opción de fruta más que recomendable, pues tienen un índice glucémico menor (40) que muchas otras frutas.

Fresas para el embarazo


Una ingesta adecuada de ácido fólico es esencial para las mujeres embarazadas con objeto de protegerse contra los defectos del tubo neural en los bebés.

Fresas contra la depresión


El folato de las fresas también puede ayudar con los síntomas de la depresión al prevenir la formación de un exceso de un amionoácido, la homocisteína en el cuerpo, lo que puede impedir que la sangre y otros nutrientes lleguen al cerebro. La profusión de este aminoácido interfiere con la producción de las hormonas del bienestar como la serotonina, la dopamina o la norepinefrina, que regulan no solo el estado de ánimo, sino también el sueño y el apetito.

Riesgos del consumo de fresas


No todos los datos son tan buenos. Como cada vez más alimentos, las fresas suelen estar a menudo cargadas de sustancias químicas nocivas. Cada año, el Environmental Working Group realiza una lista de frutas y verduras con los niveles más altos de residuos de plaguicidas, conocidos como Dirty Dozen. De hecho, según sus datos, más del 98% de las muestras de fresas, espinacas, melocotones, nectarinas, cerezas y manzanas de 2017 dieron positivo en residuos de al menos un pesticida. Una sola muestra de fresas mostró 20 plaguicidas diferentes.

Será cuestión de buscar un lugar de confianza donde adquirir la fruta.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Sin ti no hay ideas...