Secciones de botica

Mostrando entradas con la etiqueta Pañal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pañal. Mostrar todas las entradas

martes, 8 de noviembre de 2016

¿Más dolor en la lactancia que en el parto?

Foto de Richard Avedon para Vogue

El dolor en la mama o en el pezón es una de las quejas más frecuentes en las madres que han decidido optar por la lactancia materna. Normalmente este dolor aparece en los primeros días de la lactancia y posteriormente va cediendo progresivamente. Estas molestias se deben a los cambios morfológicos que aparecen en la mama en este periodo y que producen distención del tejido mamario, además de a una técnica inadecuada de lactancia.

Consejos para evitar el dolor en la lactancia 


El dolor en la mama puede ser causado por múltiples problemas, desde una pequeña herida en el pezón, hasta una mastitis, pasando por una simple succión fuerte por parte del bebé, o simplemente por la ingurgitación mamaria que se produce en el tiempo entre tomas.



Vamos a ir al grano con la técnica de lactancia:
  1. En la boca del bebé deben introducirse todo el pezón y la mayor parte de la areola y conseguir una colocación correcta de la mandíbula del bebé.
  2. Se recomienda cambiar la posición del bebé durante la toma, de forma que debemos ir rotándolo para que así consiga vaciar todas las zonas de las glándulas mamarias. De esta forma se previene la formación de quistes, posibilidad de mastitis.... 
  3. Los pezones tienen que estar lo más hidratados posibles, con lo cual evita cualquier sustancia que reseque la zona: alcohol o jabones con jabón. Lo ideal es dejar que el pezón al aire libre tras la toma extendiendo un poco de la propia leche sobre la zona y dejar secar posteriormente.
Existen en el mercado pomadas que contienen lanolina, pomadas con vitamina A y vitamina D, vaselina, pomadas antibióticas y aceite de vitamina E que pueden aplicarse sobre el pezón erosionado para reparar y cicatrizar las lesiones producidas.

A nosotros, nos gusta en especial por su capacidad de aislar, regenerar e hidratar, BARIADERM UNGÜENTO de URIAGE.



No te apures si te percatas de que el bebé tiene algo de sangre en la boca o en la leche extraída. No pasa nada y es algo que suele asustar mucho a las mamás. No se nos va va convertir en un protagonista de la saga de los "Cullen".


A pesar de todos estos cuidados, hasta el 35% de las mujeres que están realizando lactancia materna presentan lesiones en los pezones en los primeros cinco días tras el nacimiento. En cuanto al dolor mamario, este porcentaje aumenta hasta el 70 por ciento del total de mujeres lactantes.

Así que mucha paciencia sobre todo, es cuestión de mantener la calma y de no ponernos nerviosos.

jueves, 3 de julio de 2014

El Atelier de Mini piel: Su Botiquin de viaje



Los boticarios podemos ayudaros a preparar el botiquín de viaje ideal. Cuando se viaja con un "minipiel" es imprescindible llevar un botiquín en la maleta que contenga:

1. Material general de curas: gasas, tiritas, tijeras, pinzas, solución antiséptica (clorhexidina).

2. Antitérmicos y analgésicos (paracetamol, ibuprofeno).

3. Termómetro.

4. Crema con corticoides o con alguna sustancia calmante para las picaduras.

5. Repelente de insectos.

6. Crema de protección solar.

7. Jarabe contra el mareo (hidroxicina). Habla antes con tu pediatra, ya que produce somnolencia y sedación.

8. Medicamentos de uso habitual, en cada caso particular.

"kit de supervivencia" para minipiel

  • Toallitas, pañales y cambiadores desechables, nos ha cautivado para todos estos menesteres la marca CHELINO. Absorciones increíbles, con materiales seguros para la piel de nuestros " mini piel" a un precio buenísimo.
  • Pañuelos de papel, crema para el culito, bolsas de plástico y chupetes de repuesto es sólo el comienzo de la lista.
  • Un biberón con agua es otro de los imprescindibles.
  • Baberos.
  • Leche de continuación y tarritos de fruta. En el avión no hay problemas para calentar el agua o el tarrito, pero en coche tendremos que parar en alguna estación de servicio para calentarlo. Si ya puede comer algún alimento sólido como galletas, fruta o pan, llévalos a mano para paliar su hambre 'entre horas' y entretenerle un poco.
Si aún le damos pecho, la 'mochila' pesará menos y todo será más sencillo. ;)